¿Has olvidado tu contraseña?

Dan Curtin

El norteamericano Dan Curtin empezó a producir sus propios temas en el año 92, pero había sido una década antes cuando Curtin había decidido que lo suyo iba a ser la música. Una sobredosis de electro, rock, hip hop y nu wave ochentera hicieron de él un hombre con una misión, crear buena música. Y con la llegada del techno y del house la cosa se fue haciendo realidad, aunque su ciudad natal, Cleveland, no fuera precisamente el paraíso del clubber electrónico. Aunque quizá precisamente por eso el sonido de Curtin siempre haya sido clásico a la par que personal e intransferible, pues nunca se ha posicionado en el sonido de un movimiento o una ciudad concreta.

Sus primeros trabajos fueron editados en el difunto sello de Detroit RPM Records y en el belga Buzz, y bien poco después estrenó su propio label, Metamorphic Recordings, plataforma desde la cual se comenzó a labrar un nombre en la vasta escena electrónica yanqui. Con su nombre en plena cresta de la ola, durante los 90 publicó varios LPs (hasta cinco), alguno de ellos publicados en el más que interesante sello japonés Peacefrog. Durante este siglo se ha tomado con más calma el ritmo de publicación de LPs, y se ha dedicado a pulir su sonido (y nuestros oídos) con multitud de maxis editados en sellos de diverso pelaje como Tunning Spork, Rush Hour o Mobilee, discográfica esta donde el de Ohio ha presentado su reciente y brillante LP “Lifeblood”.

Volver