¿Has olvidado tu contraseña?

Luis Groove

El tinerfeño Luis Groove nació para ser discjockey. Su primer tocadiscos se lo agenció con apenas 12 añitos y con 16 ya dirigía su propio programa de radio, “The Ryhtm Club”. Con solamente 18 se embarcó junto a su amigo Beto en el programa “Oxígeno-Universo de sonidos”, espacio que cambió por completo la concepción que en las Canarias se tenía de la música electrónica.
Su primera residencia como pinchadiscos la consiguió en el after BB+, local que marcó una época en Tenerife, siendo un club todavía recordado por los clubbers más veteranos del lugar. Barock y Kyoto Club fueron sus siguientes paradas hasta convertirse en uno de los deejays más carismáticos y respetados de las Islas Canarias, respeto que le hizo viajar hasta locales de la Península como Club 7 (Madrid), Bauhaus Café (Sevilla), e incluso clubes fuera de España como MFG Club (Berlín) o The Ditch (Londres).
En 2008, Luis trabaja para la Obra Social y Cultural de Caja Canarias. Dando una charla y clases de enseñanza sobre “el arte de pinchar discos” y el uso de Traktor Scratch con la colaboración de Native Instruments. Además graba un cd mix “Electrónica Volcánica ’08” con una selección de los temas más importantes de música electrónica de baile hecha en Canarias ese año.
Programador de festivales como Eólica o Magma, Luis Groove ha podido compartir cartel con alguno de los grandes como Kiki, D’Julz, Tiga, Luciano…El verano de 2009 Luis se convierte en uno de los residentes de Fireland on Sundays @ Ushuaia Beach Club Ibiza, uno de los lugares más destacados de la temporada, con Tania Vulcano & Tato, Rhadoo, Raresh, Ricardo Villalobos, Alex Picone o DJ Ari entre otros.
Actualmente es residente todos los viernes en Smile Club y uno de los djs habituales en Club7 en Madrid junto a otros artistas nacionales como Damian Schwartz, Kasper & Papol o René Sandoval y tiene visitas regulares a las Islas Canarias a clubes como Velvet (Gran Canaria) o Cirkus Dreams y las fiestas Diamond Matinee de Legogroup (Tenerife). Sus sesiones son siempre garantía de calidad, basadas en un gusto exquisito por la música subterránea y donde tienen cabida diferentes estilos con un factor común, el enfoque hacia la pista de baile.

Volver